Nuestro Hotel

En Hotel La Torre encuentran habitaciones amplias con todo el confort para una estancia inolvidable.

Todas las habitaciones disponen de cuarto de baño privado, aire acondicionado y calefacción, televisor de pantalla plana, WIFI gratuito, teléfono, escritorio, un gran armario y espejo.
Los cuartos de baño están equipados con secador de pelo y productos de baño.
Bajo petición se pueden alquilar cajas fuertes.

Para todos los clientes existe un parking privado y gratuito.
El hotel también ofrece un cuarto para depositar equipajes, bicicletas o material de surf de forma gratuita.

En el hotel pueden encontrar muchas opciones para entretenerse.
En el área de recepción hay un televisor y un ordenador a disposición de los huéspedes.
En los jardines se encuentran la terraza panorámica, una zona con tumbonas para tomar el sol, jacuzzis y una sauna.

En recepción pueden obtener toda la información sobre los parques naturales, los alrededores y Tarifa y reservar sus actividades como windsurf, kitesurf, buceo, senderismo, escalada, rutas en bicicleta de montaña, avistamientos de ballenas y delfines, ornitología, rutas a caballo y excursiones a Marruecos.

El hotel está construido en un lugar histórico, donde se celebró la famosa  Batalla del Salado:

Historia del lugar Hotel La Torre TarifaA finales del siglo XIII  un nuevo poder político se asentó en el norte de África: los Benimerines. En 1275 pasaron el estrecho desembarcando en Tarifa, asolando la Andalucía cristiana.

Por los años 30 del siglo XIV los musulmanes volvieron a centrar su atención en la Península, el emir de Marruecos Abum-L-Hacen comenzó a transportar tropas a Algeciras. La amenaza era cierta y clara. Así lo reconoció el rey de Castilla Alfonso XI.

Tarifa seguía sitiada pero se defendía valerosamente, gracias a la heroicidad de sus defensores dirigidos por el alcaide Juan Alonso de Benavides. El domingo 29 de Octubre de 1340 llegó el ejército cristiano encabezado por los reyes de Castilla y Portugal. Deciden aposentarse en un llano que hay cerca de la peña del Ciervo, conocida hoy por “La Torre”, a sólo unos kilómetros de Tarifa y a la vista  de sus adversarios. Se decide iniciar la batalla al día siguiente, pero antes y siguiendo un hábil plan urdido por Juan Manuel, se envía sigilosamente un destacamento de mil jinetes a la plaza de Tarifa. La idea es que pudieran, en el transcurso de la inminente batalla, enfrentarse a los musulmanes por la retaguardia, como de hecho ocurrió.

Las tropas de vanguardia tenían que vadear el arroyo de Salado, pero las tropas encargadas de su paso no se decidían ante los numerosos efectivos moros que se oponían. La indecisión es rota por los hermanos Laso de la Vega, que más aguerridos que los restantes atravesaron un pequeño puente que vadeaba el riachuelo. El  resto de la tropa al ver esto y percatarse que el mismo rey se acercaba, se lanzaron al ataque atravesando el río Salado.

La huella de la batalla del Salado sigue viva en nuestro país. Los estandartes apresados a los musulmanes se exhiben en la catedral de Toledo. Las consecuencias políticas y militares de la Batalla Del Salado fueron enormes. “Aquella victoria significó el fin de los ataques norteafricanos”.